Página dedicada al reconocimiento del ignorado ambiente agreste de la República Oriental del Uruguay.
Si respetas y queres lo "natural", aquí vas a encontrar las mejores imágenes y las instrucciones exactas para disfrutarlos.
Valle del Lunarejo - Rivera

Para acceder al Valle del Lunarejo como en muchas cosas en la vida, hay variados caminos. Detallaremos solo uno de ellos ya que la zona es amplia y con una gran variedad de lugares para visitar.

La aventura comienza en la ruta 5 camino a Rivera después de haber pasado la capital del departamento de Tacuarembó, desde ahí viajaremos por alrededor de 70 kilómetros y tomaremos la ruta número 30 a nuestra izquierda hacia la ciudad de Tranqueras. Esta es una ruta angosta, con un estado irregular del pavimento, y con sendas curvas, subidas y bajadas. A unos doce kilómetros esta ubicada la entrada a la ciudad de Tranqueras, debemos pasar de largo, siguiendo por esta ruta. A pocos kilómetros podemos entrar al pueblo "La Palma" y por su calle principal llegar al arroyo del Lunarejo. Son unos tres kilómetros hasta encontrar sus orillas, teniendo un lindo lugar para descansar y tomar un baño si así lo deseamos. Retomando la ruta 30, los cerros nos cercaran por la derecha y por la izquierda, hasta que arribemos al comienzo de la famosa subida de Pena. Treparla es un ejercicio de atención y cuidado que debe hacerse lenta y trabajosamente.

Apenas llegados a su parte final, y retomando el terreno llano observaremos una antena de color rojo y blanco a la derecha de la ruta. Tan solo debemos detenernos a sus pies y observar que del otro lado de la ruta hay una portera de madera gris, esta tiene a su costado un camino cerrado por otra portera un poco más simple. Si dejamos el auto junto a la antena, debemos cruzar la ruta. Puede entrarse por cualquiera de las dos, pero recomendamos penetrar por la portera que queda a nuestra izquierda, ya que esta limpia de los altos matorrales que nos esperan si entramos por la de la derecha. Tan solo caminaremos hasta llegar a una nueva portera, pasando esta, un par de cabañas de ladrillos rojos abandonadas nos esperan sobre la izquierda. Siempre caminando en línea recta las dejamos atrás, y nos toparemos con el comienzo de una trilla marcada y limpia que nos llevara directo al valle.

Desde la entrada en la ruta hasta la primer vista del valle son unos 20 minutos de caminata sin esfuerzo mayor ninguno. Llegados al borde de la elevación la primer visión del valle nos deleitara con sus verdes, sus quebradas, sus montes, y sus hermosos cerros. La bajada debe hacerse con cuidado por la misma trilla, que comienza a tupirse de pequeñas  piedras entre la amarronada tierra. Antes de llegar al valle debe cruzarse un nuevo cerco. El valle es amplio, muy verde, muy silencioso, y muy amable con sus visitantes, así que traté de no agredirlo. Para llegar al río Lunarejo y poder visitar las caídas de agua que muestran las imágenes hay que cruzar el valle. Caminar en línea diagonal hacia la izquierda pasando por el frente de una cabaña hecha de chapas, cruzar un pequeño monte, y acceder a la segunda parte del valle. Desde ahí tomaremos en diagonal a la izquierda nuevamente hasta divisar una parte donde el monte promete no ser tan denso como en las demás partes. Si miramos hacia nuestro frente dos imponentes macizos en las alturas nos indicarán que el río esta a sus pies. Unos metros más atravesando pequeños árboles y algunos arbustos dispersos, y ya llegamos al río Lunarejo. Su gran ancho impide prácticamente en todo el año que pueda ser llenado completamente, pero si hubo lluvias recientemente varios espejos de agua podrán darnos la posibilidad de un reconfortante baño.

Para llegar a las caídas hay que caminar hacia la derecha por el lecho del río con mucho cuidado, las piedras de formas y tamaños irregulares deben ser respetadas. A un kilómetro y medio más o menos están ubicadas estas hermosas formaciones rocosas. Vale la pena quedarse un rato contemplando, y disfrutando del silencio que la naturaleza nos brinda. El color que muestran las fotos del agua de la parte alta en las formaciones rocosas, no es el habitual. Ese día hacía varias semanas que no llovía en esa zona. Siempre recordemos que todo ese entorno que disfrutamos, fue en el cual hace muchos miles de años pasábamos el día a día, y que gracias a lo que nos brindó, y lo que nos sigue brindando, hoy seguimos existiendo como especie. Sin duda que esta zona es un hermoso lugar para realizar un paseo diario, con algo de esfuerzo, pero también con una gran recompensa después de realizado.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



Lunarejo

Arroyo


Lo Anti Natural
“Usted quiere a sus hijos, nietos, sobrinos, primos… ¿quiere a alguien más?
Controle su resentimiento, piense… la basura que hoy tira será la que los contaminara mañana. Sin un objetivo en común, no hay país que avance”. leer más...